viernes, 23 de enero de 2009

¿Por qué las mujeres van juntas de compras?

Como seres mortales debemos reconocer que el sexo débil es mundialmente conocido por su incapacidad de independencia ante cualquier acción que permita la presencia de dos o más mujeres. Y en realidad pocos entienden la complejidad impuesta tras estos hechos. Es común ver en las tiendas de ropa femenina una mujer delante de cada probador cerrado, porque nosotras las mujeres necesitamos un consejo a la hora de elegir, no solo de elegir ropa, sino de elegir amistades ¿Qué quiero decir?... que nuestro sentido común sabe bien que es lo que nos queda bien y lo que nos queda mal por eso opino que instintiva o inconcientemente estamos poniendo a prueba a nuestra “amiga” al pedirle un consejo.
Otro factor influyente son las cortinas del probador, por razones de crisis financiera y bajo la ley 12.255 del código empresarial de ropa femenina, las cortinas siempre tienen una carencia de 10 centímetros de cada lado, por lo tanto nunca importa cuanto tires y estires, nunca alcanza para cubrir la entrada…y ahí viene la mano salvadora de tu acompañante.
Además hay que tener en cuenta las vendedoras que pueden fácilmente sacarnos de quicio. Me rompe soberanamente la paciencia esas “cabeza de ñandú” que se meten al probador sin previo aviso, que te ofrecen cosas que claramente decís “no quiero”.
Entonces, evitando esto, agarras a tu amiga y le pedís que te traiga lo que ella sabe que vos querés y listo, porque las amigas somos así, nos conocemos.
Este texto podría extenderse mucho mas, pero como bien saben estoy de vacaciones y las neuronas se desactivan sistemáticamente.

3 comentarios:

  1. excelente.

    y no solo se necesitan para elegir ropa, todo, hasta pareja! jaja y lo mismo con el baño o ir a bailar..y demas...

    genial leerte

    ResponderEliminar
  2. No sé qué decir, porque como no soy mujer no puedo juzgarlas. Si se sienten bien así, go on. De todas maneras creo que la cuestión amerita un análisis más antropológico que ver las actitudes. Igual, me encantó esta entrada. Saludos.

    PD: los hombres también padecemos a las malditas cortinas de la ley 12.255.

    ResponderEliminar
  3. Tiene años que has escrito sobre este artículo que me parece muy interesante. Pero hay algo que me llama la atención, que desconozco y que me encantaría pudieras informarme o ayudarme a encontrar la información de la "ley 12.255 del código empresarial de ropa femenina" o de qué país eres? Muchas gracias!

    ResponderEliminar