miércoles, 25 de febrero de 2009

Dibujante

Llovía mientras me hablabas, y cada gota equivalía a una herida de tu mirada. Escuchaba a Chopin mientras el agua golpeaba sobre las teclas del piano de mi alma.
Nunca supe si mi verdad era tu mentira, o viceversa, y aunque hubiera sabido prefería ignorarlo.
Porque tu arte ilustrativa me diseñó una sonrisa, la misma que desdibujaste con tu poca otredad.
Parece que es así como se maneja tu vida, todo gira alrededor de un lápiz y una goma, podes dibujar y borrar a tu manera, pero las cosas más tristes las creas con pinturas indelebles.
Malgasto mi tiempo en artilugios ideados que no valen para nada, que no logran propósitos liberadores de penas absueltas en el tiempo.
Aun te encuentro en un rincón fumando un cigarrillo mientras lees el diario de la semana anterior. Yo solo busco contarte las noticias de mañana, pero vos me miras y con un suspiro, consentís que preferís quedarte en el ayer.
Preparo el mate en silencio, como te gusta, y me paseo intentando descifrar tus enigmas, aquellos que tanto me intrigan, los que nunca comprendo.
El primer mate me lo tomo yo, como persona educada, si te lo diera sería motivo para peleas. El “mate del desprecio” no es más que abnegación infinita, pero nadie observa en profundidad, lo actos simples de hoy.
Entre mates se nos va la vida, y nuestro futuro lo define el diario de ayer. Vas copiando sigilosamente los contornos de las sombras que proyectan mi mirada.
El perchero está demasiado cerca de la puerta de salida, esa misma puerta que funciona como entrada, la que un día te vio llegar y hoy predice tu inminente partida.
La bitácora de mi vida comienza a ser escrita con una nueva tinta y lo que inspiraste morirá siendo un boceto.
Y yo no exijo tu presencia solitaria, ni tus temblorosas palabras en el vaivén de mis penas. Podes irte cuando más lo desees, pero una sola vez se entra y una sola vez se sale de mi vida

sábado, 21 de febrero de 2009

Los actos escolares

Los actos escolares siempre representaron para mí, una tortura.
Y claro, sobre todo si hablamos de haber hecho tu primaria en una maldita escuela privada.
Me han hecho disfrazar desde mulata…hasta de virgen!! (Acá tienen unos segundos para reírse…..)
Describiremos, a modo de recordatorio, diferentes situaciones
Comenzamos por:

LA MULATITA:
Se podrán imaginar lo que era pintar mi cara de negro…no había corcho quemado que alcanzara. Que en realidad ni siquiera era negro, al final de cuentas no sabía si actuaba de mulata o de cacique de tribu.
Y después, esos trajecitos rojos a lunares blancos tan ridículos que te sentías una “vaquita de san Antonio” a la que le amputaron las alas y no puede rajar de dicha situación sino que además le hacen gritar a la nada: empanaditas calientes para las viejas sin dientes

LA FOLKLORICA:
El gran dilema siempre fue: si soy mujer tengo que llevar el pañuelito blanco o celeste? aun no lo sé,

LA DAMA ANTIGUA:
Esos eran de los mejores disfraces, al menos cuando se es niña. Salvo el peineton de mal gusto y pasado de moda (?) que te ponían en la cabeza

EL APLAUDIDOR:
Es ese que aplaude antes de tiempo y termina último solo para decir “se escuchó mi aplauso”. Ganar la competencia secreta y ser el último en aplaudir… que orgullo!

LA MADRE/ABUELA ORGULLOSA:
Esas viejas ridículas que no hacen más que sacar fotos y aplaudir a sus hijos. Las que preparan los disfraces con tiempo de antelación para lograr que su hijo se vea mejor que el resto, aunque luego sus dotes actorales tiren el traje a la basura.

EL HIMNO:
Y acá viene la multifacética actitud. Tenemos al que le cambia la letra, al que hace los ruidos al compas, al que no lo canta, al que lo canta a los gritos, al que se ríe y hace reír al resto, etc.

EL ABANDERADO:
Es ese pobre infeliz que lo tienen hora y media sosteniendo un palo tres veces más grande que él, y quien jamás podrá entender por qué la familia esta tan emocionada cuando él solo desea que se lo trague la tierra.
El mismo a quien engominaban considerablemente y quien podía cabecear la pelota sin despeinarse.
Y ni hablar de la bandera papal y de cuando el gobierno no tuvo mejor idea que hacer "la bandera bonaerense", esto aumento el número de víctimas llegando así a 9

EL FOTOGRAFO:
Tipo piola si lo habrá! Te fotografiaba en tu peor momento y luego no solo le vendía la foto a tu vieja para que tengas ese "recuerdo", sino que hasta que la misma llegase con el dinero, él exponía la foto ante todos y vos te encontrabas con tu cara amulatada en primer plano.

LOS COMUNISTAS: Y aquí aparecen esos que para no discriminar disfrazaban a la negrita de rubia, a la rubia de mulata, a la flaca de vaca, etc. Lo peor es que cuando creces te das cuenta que hacer eso es más discriminatorio que darte tu papel más aplicativo.

Si ustedes recuerdan algún otro estereotipo, coméntenlo.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Mi buenos Aires querido te he vuelto a ver

“Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra” dijo alguna vez Simone de Beauvoir y si a alguien le queda alguna duda, lo invito a una comida familiar…
Después de dos años en Paris me había desacostumbrado al manicomio que representaba por ejemplo: la cena navideña. Ahora que volví lo encontré divertido al punto de darme cuenta de que lo extrañaba.
Todos hablando al mismo tiempo, una mesa larga y las grandes olimpiadas para ver quien grita más fuerte y se hace escuchar más rápido.
Por lo general todos creen que tienen algo interesante para decir y en realidad, cuando uno saca “palco vip”, se da cuenta cuanto lugar puede llegar a ocupar el vacío… al menos una mesa y unas 20 sillas…
Siempre esta ese que intenta decir algo interesante, pero la opresión ejercida por las banalidades contextuales logran desistir dicho comentario.
Por ejemplo, debo admitir que mi papa es un hombre muy inteligente, profesor de historia y con un conocimiento general ampliamente interesante. Ustedes se pueden imaginar lo que significa para el escuchar hablar a mi tío “archimenemista” o a mi abuela defender a Tinelli… a veces ser tolerante puede ser más difícil de lo que uno se imagina. (Felizmente estaba ausente en la época del dilema del gobierno con el campo)

Después vienen los partidos de truco, la “tanada” que se sube a la cabeza de los Filippone y los porotos que terminan volando por el aire. Tengo más de un recuerdo de haber dejado partidos en "las malas" por desacuerdos entre competidores.
Lo mejor es que, retomando al concepto de Beauvoir, uno se acostumbra tanto que termina buscando el escándalo y un claro ejemplo es el “pica-pica”. Para hacer honor a la palabra que define el juego, se enfrentan aquellos que suelen tenerse “pica” o digamos mas bien, aquellos que suelen sacarse chispas (porque en mi familia no hay lo que comúnmente denominamos “pica”)

Ya todo termina siendo como el clásico del domingo, todos sabemos cómo reacciona cada uno y aun así, muchas veces nos “pinchamos” porque claro… queremos escándalo.
Hay cosas que no se niegan en la vida, y hoy no puedo negar que… “no hay nada más lindo que la familia unida”
Mi familia es el capital perfecto del Borda y el Moyano, sin embargo no los cambio por nada.

Y hablando de mi estadía en Buenos Aires…
La ignorancia que fecunda el orbe argentino me hace temblar demasiado