viernes, 7 de diciembre de 2012

Insurrección


Es duro saberse pensando en vos, reconocer que no existe la inmunidad en el amor, por más que uno se mutile o se resista.

Solo yo, y mis múltiples personalidades entendemos que la elección no es algo concebible para nuestra soledad que parece estar siempre a merced del boludo de turno.

Cuando se busca un tesoro en el fango durante mucho tiempo, uno llega a la conclusión de que, aunque llegara a ser rico, no le va a alcanzar ni la plata ni la vida, para volver a sentirse limpio.

La pulcritud  nos la proporciona la inocencia y la perdemos estúpidamente cuando nos empujan al abismo en búsqueda de la nada (la nada es tanto que debería ser todo.)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario