viernes, 7 de diciembre de 2012

Sombras


La realidad es eso que me roza a diario, ese camino paralelo al que transcurro día tras día. Cuando uno vive  al límite de lo incierto, inevitablemente se pregunta hasta donde la fantasía lo ayuda a soportar el reflejo producido por esa vereda que prefiere evitar.

Muchas veces me cuestioné la posibilidad de ser un transeúnte más del otro lado de la sombra pero nunca me animé a cruzar. Ese abismo insondable me retiene.

Quiero saltar, no puedo (no quiero). Soy voluntariamente vulnerable a  la ley física que me retiene de este lado tan mío y tan de nadie.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario